UC

Noticias

¿Por qué ver Dragón de Guillermo Calderón?

La nueva obra del dramaturgo y director, reflexiona sobre el arte y su inevitable fracaso. Una mirada (auto) crítica, irónica y hasta cómica, plagada de diversas referencias artísticas y políticas que resuenan hasta el día de hoy.

A continuación, cinco voces entregan claves sobre el montaje que se estrenó en el marco de Ciclo Teatro Hoy y estará en cartelera hasta el próximo sábado 29 de junio en Teatro UC.

Daniel Alcaíno, actor:

“Es una obra que te hace viajar en el plano de las ideas y de cómo esas ideas, al adquirir la dimensión de arte, pueden o no pueden con una realidad que no se detiene y nos explota en la cara día a día. La batalla está declarada entre el artista y la realidad. Entre la libertad y el fascismo disfrazado de promesa de Paz. Entre el negro y el blanco. Entre el pobre y el rico. Entre el horror y el humor. Actuar o no actuar. He ahí el dilema”.

Guillermo Gallardo, crítico:

“Es aplaudible que un dramaturgo y director como Guillermo Calderón de un giro hacia la comedia, porque ha sido prolífico en su militancia política e intelectual con obras de bastante choque (Mateluna)… Calderón y su equipo nos ofrecen una comedia fresca, lúdica y con giros absurdos y delirantes que nos hacen reír de nosotros mismos, en tanto nos queramos hacer pasar por intelectuales”.

Gonzalo Valenzuela, actor:

“Una obra que genera preguntas del hoy, desde lo miserable o magnífico del arte. El presente de una humanidad que necesita preguntarse muchas cosas. Con humor y excelentes actuaciones”.

Marietta Santi, crítica:

Dragón no es teatro para aquellos y aquellas que buscan “entender” todo y “entretenerse”. Y esto no quiere decir que no se entienda y menos que no se siga con atención, sino que la audiencia debe estar dispuesta a ponerse en jaque a sí misma también, revisando su discurso, tal como lo hace Calderón. Un dramaturgo que revisa su lugar de privilegio en el concierto de la creación nacional e internacional, y que sabe ponerse en crisis como creador”.

Jorge Letelier, crítico:

"Guillermo Calderón pone en crisis la idea de la representación como un arma política, y del propio arte -y el teatro- como el medio para generar cambios sociales. Y aunque suene contradictorio, lo hace desde la comedia, ágil y liviana, pero no por eso menos interpeladora y corrosiva".

Encuentro con el público: jueves 20 de junio, post función.